Una Burbuja para Comer agua sin contaminar

Ooho!, un envase biodegradable y comestible para sustituir las botellas de agua.

Ocho millones de toneladas de plástico acaban en el océano todos los años.
Se estima que en 2050 habrá más cantidad de plástico que de peces, contaminando las aguas y poniendo en riesgo la salud de las personas y animales.
La cuestión medioambiental es una de las más acuciantes en el sector del agua embotellada. La producción de una botella conlleva hasta tres veces su volumen de agua, solo una de cada cinco es reciclada y el resto tarda unos 700 años en descomponerse, casi siempre, en el fondo de un océano desbordado por toneladas de residuos. Estas se han multiplicado por varios cientos en la última década y multinacionales como Nestlé buscan alternativas al tipo de plástico conocido como PET.

Alertados por esta amenaza medioambiental surgen nuevas ideas innovadoras para cambiar el modo de consumo con fórmulas ecológicas y sostenibles como la liderada por el joven español residente en Londres, Rodrigo García González, CEO y fundador de Skipping Rocks Lab, donde han desarrollado una solución que quiere ser la alternativa ecológica a las botellas de plástico.
Esta startup londinense ha diseñado Ooho!, un envase biodegradable y “comestible” con apariencia de burbuja transparente que puede beberse su contenido, incluso comerse el envase y cuya elaboración podría realizarse de forma casera.

Ooho! ha ganado varios premios de diseño a nivel internacional y la atención de medios de comunicación como The New York Times o The Guardian, y millones de internautas, que han convertido en viral su original modo de consumo. La comercialización del producto es inminente, después de una exitosa campaña de crowdfunding en la que han participado más de 600 inversores, consiguiendo hasta la fecha 700.000 euros.

Fuentes:
El País Buena vida. El País BienestarKienyke. El Diario.