Limpieza de aparatos de aire acondicionado

Los equipos de aire acondicionado son grandes aliados en hogares y empresas durante los meses de verano a causa de las elevadas temperaturas, pero es necesario tomar algunas precauciones desde el punto de vista de su limpieza y el mantenimiento. Un mantenimiento insuficiente puede generar riesgos para la salud cuyos síntomas pueden variar desde la irritación o la sequedad en los ojos, nariz y garganta hasta tos nauseas o problemas respiratorios. Estos riesgos son derivados de la acumulación de suciedad y bacterias en conductos y zonas húmedas.

Sin excepción, todos los aparatos de aire acondicionado (split o centralizado) deben supervisarse de forma regular, sobre todo durante el inicio del verano tras el largo periodo de inactividad durante los meses de invierno. Si bien lo recomendable es que este mantenimiento preventivo sea efectuado por un técnico cualificado, hay algunas tareas que podemos realizar nosotros mismos:

  • Tras un largo periodo de inactividad, es importante activar el equipo sólo en modo ventilación durante unas horas y comprobar que no hay obstrucciones en las salidas de aire.
  • Revisiar de forma regular de las rejillas de la unidad exterior en busca de obstrucciones que puedan impedir una correcta ventilación
  • Limpiar los filtros en caso de equipos de split al menos una vez al mes. En entornos con fuerte presencia de polvo esta limpieza debe realizarse cada dos semanas.
  • Eliminar el polvo y suciedad acumulados en los conductos en sistemas centralizados
  • Limpiar la rejilla e incluso del mando a distancia del equipo de aire acondicionado

Siguiendo estos consejos disfrutarás de una climatización óptima sin riesgos para la salud.