El síndrome de la oficina enferma

Dolores cervicales o de cabeza, infecciones oculares como la conjuntivitis, reacciones en la piel, problemas de circulación sanguínea o falta de concentración. Estos son algunos de los síntomas más habituales que indican con poco margen de error que nos encontramos ante un caso «oficina enferma». Más de la mitad de las personas que trabajan en un entorno de oficina han descrito alguna vez molestias de este tipo.

El síndrome de la oficina enferma cuesta a las empresas mucho dinero al año si contabilizamos las bajas por enfermedad derivadas o la disminución de la productividad inherente a espacios con una limpieza y  mantenimiento insuficientes. Dispositivos de calefacción o aire acondicionado son un perfecto caldo de cultivo para hongos y bacterias dañinas para el sistema respiratorio, así como los ácaros del polvo, una mala ventilación natural o la ausencia de vegetación en nuestro espacio de trabajo (macetas y plantas).

Desde nuestra empresa de limpieza en Sevilla, Lincoman puede ayudarte a reducir estos riesgos mediante un estudio previo del estado de tus instalaciones, aportando soluciones de ventilación natural, realizando una limpieza periódica de toda la oficina o saneando los conductos de ventilación.  Con Lincoman, tu oficina será mucho más saludable y sostenible.