Ahorro energético: 7 ideas para gastar menos sin pasar frío en invierno

En los últimos cinco años, el precio medio de la electricidad para consumo doméstico se ha disparado nada más y nada menos que un 60%, y todas las señales llevan a pensar que aún seguirá subiendo. Ahora llega el frío y debemos tener en cuenta que prácticamente la mitad del consumo eléctrico en invierno procede de los sistemas de calefacción.

¿Es posible ahorrar en la factura de la luz sin sacrificar el bienestar y confort de nuestro hogar? Te contamos diez ideas para ahorrar en la factura de la luz:

Aisla puertas y ventanas

Localiza aquellas rendijas bajo las puertas y en los marcos de las ventanas que dejen pasar el frío y tápalas con burletes, silicona o cualquier otro material aislante. Con ello conseguirás mantener una temperatura estable dentro de tu casa que te permitirá reducir la intensidad de tu sistema de calefacción, sea cual sea.

Regula adecuadamente tus sistemas de climatización

Configura tu sistema de calefacción a una temperatura adecuada. En invierno puede ser buena idea mantener nuestro hogar en una temperatura de entre 20 y 22 grados. No es necesario generar un ambiente excesivamente caluroso, ya que en estos casos disparamos nuestro consumo eléctrico. Ten en cuenta que un grado más o menos puede suponer variaciones de hasta un 7% en tu factura eléctrica.

Aprovecha al máximo la luz solar

Si subes las persianas durante las horas de más luz solar aumentarás algunos grados la temperatura de tu casa  y necesitarás gastar menos electricidad. Al caer la tarde, cierra tus persianas y evitarás que el frío reduzca la temperatura de las estancias de tu casa.

Dispositivos eficientes

Si vas a renovar algún electrodoméstico, procura tu nuevo equipo sea energéticamente eficiente (Clase A o superior). También puedes plantearte sustituir las bombillas tradicionales de tu casa por lámparas LED. Aunque en principio puede suponer un gasto elevado, puedes tener la seguridad de que a medio plazo ahorrarás en tu factura eléctrica.

Potencia contratada

Revisa la potencia contratada con tu compañía eléctrica, por si estás pagando por más potencia de la que realmente necesitas para tu casa; algo que pasa con bastante frecuencia y que puedes solucionar de forma sencilla con tu compañía.

Consumos residuales

Hay dispositivos que dejamos conectados prácticamente todo el tiempo: cargadores de teléfonos y ordenadores, televisores durante la noche, etc. Aunque es cierto que el consumo de este tipo de dispositivos es mínimo, a lo largo del año puede suponer un buen pellizco del gasto total.

Energías renovables

Aunque suponen una inversión elevada en algunos casos, puede ser interesante valorar la posibilidad de instalar en casa sistemas de energía solar térmica (agua caliente), o solar fotovoltaica (generación de electricidad). En este caso debes contactar con un profesional que te ofrezca asesoramiento personalizado.

Con estos consejos puedes conseguir una reducción aproximada del 25% en el gasto eléctrico de tu casa y contribuirás a mejorar el medio ambiente sin que el confort de tu hogar se vea afectado en absoluto.

¿Tienes alguna idea para ahorrar energía en casa? ¡Cuéntanosla y actualizaremos nuestra lista!